Remata a nosa tarefa no BLOG Pastoral Santiago... Loado sexa Deus!

Publicado por Javier de Montse CCaná El 08 junio 2015 4 comentarios



   La Delegación de Medios comienza una nueva etapa y una nueva política de comunicación... Finaliza nuestra tarea en Pastoral Santiago.

   Damos grazas a Deus que nos chamou e nos capacitou para servir á Igrexa de Compostela nestes oito anos -máis de dous millóns de visitas e preto de catorce mil entradas publicadas- traballando pola comuñón eclesial.

   Pedimos perdón por nuestras deficiencias y torpezas; y la luz y la fuerza del Espíritu Santo para los hermanos y hermanas que emprenden esta nueva andadura.


María, Madre, ¡condúcenos!





Martirologio Romano - día 8 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

1. En la población de Aix-en-Provence, en la Galia, hoy Francia, san Maximino, a quien se atribuye el inicio del cristianismo en esta ciudad. (s. I inc.)

2. En Rouen, también en la Galia, san Gildardo, obispo. (514)

3. En Soissons, de nuevo en la Galia, san Medardo, obispo de San Quintín, que trasladó su sede de esta ciudad a la de Noyon, desde la cual trabajó por convertir al pueblo del paganismo a la verdadera doctrina de Cristo. (560)

4. En Fano, en el Piceno, actual región de Las Marcas, Italia, san Fortunato, obispo, que se ocupó de la redención de cautivos. (s. VI)

5. En Metz, región de Austrasia, en la Galia, hoy Francia, san Clodulfo, obispo, hijo de san Arnulfo y consejero real. (c. 660)

6. En York, Inglaterra, san Guillermo Fitzherbert, obispo, varón amable y benigno, que depuesto injustamente de su sede se retiró entre los monjes de Winchester, y tras ser restituido en sus funciones perdonó a sus enemigos y favoreció la paz entre todo el pueblo. (1154)

7. En Londres, de nuevo Inglaterra, beato Juan Davy, diácono de la Cartuja de esta ciudad y mártir, que bajo Enrique VIII por su fidelidad a la Iglesia católica y al Romano Pontífice fue encarcelado, sometido a crueles torturas, y murió finalmente de hambre. (1537)

8. En Ambiatibes, Madagascar, beato Jacobo Berthieu, presbítero de la Orden de la Compañía de Jesús y mártir, que tanto en la paz como en la guerra trabajó incansable en favor del Evangelio, y tras ser expulsado hasta tres veces de las misiones fue encarcelado e invitado vanamente a la apostasía, siendo muerto finalmente por quienes odiaban la fe. (1896)

9. En Oporto, Portugal, beata María del Divino Corazón de Jesús Droste zu Vischering, de la Congregación de Hermanas de la Caridad del Buen Pastor, que promovió con tesón la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. (1899)

10. En la aldea de Kuzhikkattussery, Estado de Kerala, en La India, beata María Teresa Chiramel Mankidiyan, virgen, que, insigne por su vida eremítica en medio de una austera penitencia, buscó a Cristo en los más pobres y abandonados y fundó la Congregación de Religiosas Misioneras de la Sagrada Familia. (1926)

11. En Cagliari, isla de Cerdeña, Italia, beato Nicolás (Juan) Medda de Gesturi, religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que siempre preparado para atender a los pobres incitó a muchos con el ejemplo de su virtud y bondad al amor a los más necesitados. (1958)


Martirologio Romano - día 7 de junio

Publicado por José Manuel El 06 junio 2015 0 comentarios

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, quien con estos alimentos sagrados ofrece el remedio de la inmortalidad y la prenda de la Resurrección.

1. En Hibernia, hoy Irlanda, san Colmán, obispo, y abad del monasterio de Dromore fundado por él mismo, que es recordado en la región de Down por su propagación de la fe de Cristo. (s. VI)

2. En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Pedro, presbítero, Walabonso, diácono, Sabiniano, Wistremundo, Habencio y Jeremías, monjes, degollados todos ellos por su fe en Cristo durante la persecución desencadenada por los musulmanes. (851)

3. En Newminster, territorio de Northumberland, Inglaterra, san Roberto, abad de la Orden Cisterciense, el cual, amante de la pobreza y de la vida de oración, junto con doce monjes instauró este cenobio, que a su vez fue origen de otras tres comunidades de monjes. (1157)

4. En Amberes, ciudad de Brabante, hoy Bélgica, beata Ana de San Bartolomé, virgen de la Orden de Carmelitas Descalzas, la cual, discípula de santa Teresa de Jesús y dotada de gracias místicas, difundió y consolidó su Orden en Francia. (1626)

5. En Piacenza, región de la Emilia-Romagna, Italia, tránsito de san Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, fundador de la Congregación de Hijas de María Santísima del Huerto, que se distinguió por su atención a los pobres y a la salvación de las almas, y que con su ejemplo y dedicación promovió la santidad entre el clero. (1846)

6. En París, Francia, beata María Teresa de Soubiran La Louvière, virgen, que para mayor gloria de Dios fundó la Sociedad Hijas de María Auxiliadora, de la cual fue después alejada para pasar el resto de su vida en profunda humildad. (1889)


Martirologio Romano - día 6 de junio

Publicado por José Manuel El 05 junio 2015 0 comentarios

Aniversario de ordenación presbiteral de los sacerdotes ordenados en 1954:
Rvdo. Sr. D. Cesáreo Canabal Castro, párroco de Sta. Uxía de Ribeira; M.I. Sr. D. José Luis Daviña Saavedra, canónigo emérito de la S.A.M.I. Catedral; Rvdos. Sres. D. Donato Dosil Lago, jubilado; D. Francisco Dubert Novo, misionero en Potosí - Bolivia; D. Jesús González Vázquez, párroco de San Adrián de Vilariño; D. Celestino López Calvo, párroco emérito de Santa María de Iria Flavia; D. Antonio Méndez Farto, párroco de San Martín de Canduas y A.P. de San Juan de Borneiro; D. Ramón Montero Fernández, adscrito a Santo Tomás de Insua - Vila de Cruces; D. José Nieto Busto, párroco de Santa María de Dexo; D. José Pumar Gándara, párroco solidario de la Unidad Pastoral de Carballo; D. José Ríos Gigirey, párroco emérito de Santa Lucía de La Coruña; y D. Gabriel Vecino Tomás, delegado diocesano de Misiones e Hispanoamérica.

San Norberto, obispo, hombre de austeras costumbres y totalmente dedicado a la unión con Dios y a la predicación del Evangelio, que, cerca de Laon, en Francia, instituyó la Orden Premonstratense de Canónigos Regulares, y luego, designado obispo de Magdeburgo, en Sajonia, actual Alemania, se mostró pastor eximio en la renovación de la vida cristiana y en la difusión de la fe entre las poblaciones vecinas. (1134)

2. En Roma, en la segunda milla de la vía Aurelia, santos Artemio y Paulina, mártires. (302)

3. En Scete, Egipto, san Besarión, anacoreta, que por amor a Dios fue mendicante y peregrino. (s. IV)

4. En Grenoble, Burgundia, hoy Francia, san Ceracio, obispo, que expresó palabras de gratitud al papa san León I por haber escrito a Flaviano, y preservó a su grey del contagio de la herejía. (c. 452)

5. En Milán, región italiana de Liguria, san Eustorgio II, obispo, que, conocido por su piedad, justicia y demás virtudes propias de un pastor, edificó un célebre baptisterio. (518)

6. En Hibernia, actual Irlanda, san Jarlato, obispo. (550)

7. En los montes del Jura, en Francia, san Claudio, a quien se considera como obispo y abad del monasterio de Condat. (c. 703)

8. En el territorio de Bolonia, región hoy italiana de la Emilia-Romagna, tránsito de san Alejandro, obispo de Fiésole, que a su regreso de la ciudad de Pavía, adonde había ido para reclamar ante el rey de los longobardos los bienes de su Iglesia retenidos por usurpadores, éstos lo ahogaron arrojándolo a un río. (823)

9. En Constantinopla, hoy Estambul, Turquía, san Hilarión, presbítero y abad del monasterio llamado de Dalmacio, que por defender el culto de las sagradas imágenes tuvo que soportar cárcel, azotes y el exilio. (845)

10. En las islas Orcadas, próximas a la costa de Escocia, san Colmán, obispo. (c. 1010)

11. En el monasterio de Cava de' Tirreni, región de Campania, Italia, beato Falcón, abad. (1146)

12. En Clermont-Ferrand, en Aquitania, hoy Francia, san Gilberto, abad de la Orden Premonstratense, que antes vivió como eremita y después fundó el monasterio y el hospital de Neufontaines. (1152)

13. En Udine, territorio de Venecia, hoy Italia, beato Bertrando, obispo de Aquilea y mártir, que trabajó en la formación del clero, alimentó con sus bienes a los pobres en tiempo de escasez, defendió con tesón los derechos de la Iglesia, y ya nonagenario fue víctima de unos sicarios. (1350)

14. En Ortona, hoy región de los Abruzzos, Italia, beato Lorenzo de Másculis de Villamagna, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, ilustre por su celo en predicar la palabra de Dios. (1535)

15. En Londres, Inglaterra, beato Guillermo Greenwood, mártir, monje de la Cartuja de esta ciudad, que en tiempo de Enrique VIII, por su tenaz fidelidad a la Iglesia católica consumó su martirio con la cárcel, el hambre y la enfermedad. (1537)

16. En Saint-Chamond, territorio de Lyon, Francia, san Marcelino Champagnat, presbítero de la Sociedad de María, que fundó el Instituto de Hermanos Maristas de la Enseñanza, para la formación cristiana de los niños. (1840)

17. En la ciudad de Luong My, Tonkín, hoy Vietnam, santos mártires Pedro Dung y Pedro Thuan, pescadores, y Vicente Duong, agricultor, que en tiempo del emperador Tu Duc por negarse a pisotear la Cruz fueron condenados a la hoguera. (1862)

18. En Ciudad de México, tránsito del beato Rafael Guizar Valencia, obispo de Veracruz, en México, que durante el tiempo de persecución, tanto clandestinamente como en el destierro ejerció con coraje su ministerio episcopal. (1938)

19. En Sachsenhausen, Alemania, beato Inocencio Guz, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales y mártir, que durante la ocupación militar de Polonia, su patria, por un régimen contrario a la religión y a los hombres fue asesinado por los guardias del campo de concentración a causa de su fe en Cristo. (1940)


El Obispo Auxiliar de Santiago anima a los diocesanos a participar en la Asamblea Pastoral de Fin de Curso

Publicado por Comunicación Pastoral de la Diócesis El 04 junio 2015 1 comentarios

Monseñor Jesús Fernández González asegura que hay que “ir diseñando el plan de trabajo que nos ha de guiar durante el próximo periodo”

El obispo auxiliar de Santiago de Compostela, monseñor Jesús Fernández González, ha invitado a todos los diocesanos a participar activamente en la Asamblea Pastoral de clausura de curso, un acontecimiento que tendrá lugar el próximo sábado día 6 de junio en el Colegio La Salle de Santiago. En una Carta dirigida a los diocesanos, monseñor Fernández González asegura que este encuentro “nos brindará una buena ocasión para poner en ejercicio el compromiso de la comunión y para experimentar el gozo de vivirla”. El auxiliar de Santiago afirma que con la celebración de esta asamblea “llega el tiempo de mirar al futuro y de ir diseñando el plan de trabajo que nos ha de guiar durante el próximo período pastoral”.

    A participar en esta cita están llamados todos los que, de una u otra manera, están implicados en la pastoral diocesana: responsables diocesanos de la Pastoral; delegaciones, párrocos, sacerdotes, religiosos/as, miembros de institutos seculares y vida consagrada; los responsables de las distintas acciones evangelizadoras (primer anuncio, catequesis y procesos de iniciación cristiana, liturgia, caridad); profesores de religión; así como los representantes de los distintos grupos parroquiales, asociaciones, movimientos apostólicos, etc. 



Carta del Obispo Auxiliar, convocando a la Asamblea Final de Curso a sacerdotes, diaconos, consagrados y laicos de la Diócesis de Santiago

 Queridos diocesanos:
Un nuevo curso pastoral en pleno Sínodo diocesano está a punto de concluir, al menos en su fase de mayor actividad. Lo iniciábamos el 13 de septiembre del año pasado proponiéndonos el objetivo que,  nuestro Arzobispo D. Julián enunciaba así en su Carta de presentación: “Avivar nuestro sentido  de presencia-en y pertenencia-a la Diócesis. Esto comporta conocerla en todos los aspectos que la conforman, amarla y comprometerse en la colaboración que se nos pide”. Llega el momento de echar una mirada hacia atrás para evaluar personal e institucionalmente si hemos trabajado siguiendo un programa trazado de antemano, si los medios que hemos puesto para llegar a los objetivos deseados fueron los adecuados y si los frutos han sido los que cabía esperar. Os invitamos a realizar esta tarea evaluadora en las instituciones en que estáis trabajando. No olvidéis que una tarea no evaluada queda incompleta.

También llega el tiempo de mirar al futuro y de ir diseñando el plan de trabajo que nos ha de guiar durante el próximo período pastoral. Para llevar adelante esta tarea, os invitamos a la Asamblea final de curso que tendrá lugar el próximo día 6 de junio, sábado, a partir de las diez de la mañana, en el colegio La Salle de Santiago. Además, por si fuera poco, el encuentro nos brindará una buena ocasión para poner en ejercicio el compromiso de la comunión y para experimentar el gozo de vivirla. Os adjunto el programa con los actos de ese día. Vuestra presencia es importante. Os esperamos.
 

Ya desde ahora me uno a vosotros en acción de gracias a Dios por la siembra evangelizadora que, desde la comunión, hemos realizado. Y pido al Señor que nos dé luz y fuerza para seguir adelante en la misión que nos encomienda de cara a una pastoral renovada.
 

Que el Dios de la paz os colme con sus bendiciones. Un saludo fraterno en Jesucristo.
 + Jesús, Obispo Aux. de Santiago

Fecha
Sábado 6 de junio 2015

Horario
10:00 – 14:00 hrs

Lugar
 Colegio Lasalle, Santiago de Compostela
Praza de San Xoán Bautista De La Salle, 1 . Tlf: 981 58 46 11

Destinatarios 

Todos los que, de una u otra manera, estamos implicados en la pastoral diocesana: responsables diocesanos de la Pastoral; delegaciones, párrocos, sacerdotes, religiosos/as, miembros de institutos seculares y vida consagrada; los responsables de las distintas acciones evangelizadoras (primer anuncio, catequesis y procesos de iniciación cristiana, liturgia, caridad); profesores de religión; así como los representantes de los distintos grupos parroquiales, asociaciones, movimientos apostólicos, etc.


Martirologio Romano - día 5 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

Memoria de san Bonifacio, obispo y mártir. Monje en Inglaterra con el nombre de Wifrido por el bautismo, al llegar a Roma el papa san Gregorio II lo ordenó obispo y cambió su nombre de pila por el de Bonifacio, enviándolo después a Germania para anunciar la fe de Cristo a aquellos pueblos, donde logró ganar para la religión cristiana a mucha gente. Rigió la sede de Maguncia y, hacia el final de su vida, al visitar a los frisios en Dokkum, en la actual Holanda, consumó su martirio al ser asesinado por unos paganos. (754)

2. En Egipto, santos Marciano, Nicandro, Apolonio y compañeros, mártires, de quienes se cuenta que, por haber confesado la fe cristiana, después de diversos tormentos fueron emparedados y quedaron expuestos al sol ardiente hasta morir extenuados de calor, sed y hambre. (s. III)

3. En Tiro, Fenicia, hoy El Líbano, san Doroteo, obispo, que ya como simple presbítero padeció mucho bajo el emperador Diocleciano, y en tiempo del emperador Juliano, con más de ciento siete años de edad, honró su ancianidad con el martirio, que consumó en Tracia. (s. IV)

4. En Clermont-Ferrand, Aquitania, hoy Francia, san Ilidio, obispo, que, llamado por el emperador a Tréveris para que liberase a su hija de un espíritu inmundo, al regreso del viaje falleció en el Señor. (384)

5. En Como, región italiana de Liguria, san Eutiquio, obispo, insigne por su vida de oración y su amor a Dios y a la soledad. (539)

6. En Dokkum, Frisia, hoy Holanda, santos Eoban, obispo, Adelario y nueve compañeros cuyos nombres son: Vintrungo y Gualterio, presbíteros; Amundo, Sevibaldo y Bosa, diáconos; y Vacaro, Gundecaro, Eluro y Atevulfo, monjes, que junto con san Bonifacio culminaron gloriosamente su vida con el martirio. (754)

7. En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, beato Sancho, mártir, el cual, oriundo de Albi, lugar de la Galia, aún adolescente fue hecho cautivo y educado en el palacio real sarraceno, pero en la persecución suscitada por los musulmanes no dudó en asumir el martirio por su fe en Cristo. (851)

8. Cerca de Assergi, región de los Abruzos, Italia, san Franco, eremita, que se construyó una pequeña celda en una cueva entre abruptas rocas, donde llevó una vida de austeridad y sencillez. (s. XIII)

9. En Ciano, cerca de Mileto, en Calabria, de nuevo Italia, san Pedro Spanò, eremita, insigne por su pobreza y espíritu de compunción. (s. XII)

10. En Hanoi, Tonkín, hoy Vietnam, san Lucas Vu Bá Loan, presbítero y mártir, decapitado en tiempo del emperador Minh Mang por su fe en Cristo. (1840)

11. En la ciudad de Tang Gia, también en Tonkín, santos Domingo Toai y Domingo Huyen, mártires, que, siendo padres de familia y pescadores, bajo el emperador Tu Duc consumaron su martirio al ser quemados vivos tras los tormentos sufridos en la cárcel, donde exhortaban a los compañeros a mantener la fe. (1862)


El Corpus Christi en Pontevedra

Publicado por Corresponsal Pontevedra El 0 comentarios

El próximo domingo, 7 de junio, se conmemora la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, popularmente conocida como Corpus Christi. El lema de este año, “La Eucaristía, antídoto ante la indiferencia”, se enmarca de lleno en las claves del magisterio del Papa Francisco. Así, la Conferencia Episcopal Española, en su mensaje con motivo de la festividad del Corpus Christi, ha querido enfatizar que “la Eucaristía tiene el poder de transformar el corazón de los creyentes, haciendo así posible el paso de la ‘globalización de la indiferencia’ a la ‘globalización de la caridad’, impulsándonos a la vivencia de la comunión fraterna y del servicio a nuestros semejantes”.

La Misa Solemne tendrá lugar a las 11:00 horas de la mañana en la Real Basílica de Santa María la Mayor, estando presidida por el Obispo Auxiliar de Santiago, Don Jesús Fernández González. A su término, sobre las 12:00 horas del mediodía, saldrá la Procesión con el Santísimo, recorriendo el siguiente itinerario: Avenida de Santa María, Michelena, Plaza de la Peregrina, Paseo de Odriozola, Plaza de la Herrería -donde se detendrá para un breve acto eucarístico-, otra vez Paseo de Odriozola, Pasantería y Sarmiento, recogiéndose en la iglesia parroquial de San Bartolomé.

En el caso de Pontevedra, la celebración del Corpus Christi se coordina a través de una Junta Interparroquial que se encarga de organizar la celebración eucarística así como la procesión por las calles del centro histórico. En esta jornada, además de afianzar la Fe en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, se celebra el Día de la Caridad.

Algunas partes del recorrido, como la Avenida de Santa María o la Plaza de la Herrería serán adornadas con las habituales alfombras florales, que está previsto elaborar durante la tarde y la noche del próximo sábado. Además, desde la Junta Interparroquial animan a los vecinos de las calles por las que va a discurrir la Procesión a engalanar ventanas y balcones con tapices y banderas, así como a echar pétalos al paso del Santísimo.


Hoy, jueves, pasa una hora con Alguien que te ama

Publicado por Comunicación Pastoral de la Diócesis El 03 junio 2015 0 comentarios

Este jueves, 4 de junio, a las 21:00 tendrá lugar una hora de adoración eucarística en la Iglesia de las Huérfanas de Santiago, organizada por el centro local de la AcdP. Se trata de la última de las Horas Santas que se han venido teniendo a lo largo del curso, desde el mes de octubre, coincidiendo con los primeros jueves de mes. Mensualmente un grupo en torno a 50 personas ha acompañado a Jesús Eucaristía, ha meditado su Palabra y ha  intercedido por las necesidades de la Iglesia.
En esta última Hora Santa se hará también una colecta en favor de las obras asistenciales de las Hijas de la Caridad.


Martirologio Romano - día 4 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

Aniversario de ordenación presbiteral de los Rvdos. Sres. D. Francisco Rey Millán, párroco de Santa María de Olveira y A.P. de San Martín de Oleiros (1957) y D. Álvaro Rodríguez Rodríguez, párroco de San Esteban de Abelleira y San Julián de Torea y A.P. de Santiago de Tal. (1964 o 1967)

En Sabaria, lugar de Panonia, hoy Hungría, pasión de san Quirino, obispo de Siscia y mártir, que bajo el emperador Galerio por la fe en Cristo fue arrojado a un río con una rueda de molino atada al cuello. (308)

2. En Constantinopla, hoy Estambul, Turquía, san Metrófano, obispo de Bizancio, que consagró al Señor la Nueva Roma. (325)

3. En Milevi, lugar de Numidia, hoy Argelia, conmemoración de san Optato, obispo, que en sus escritos trató sobre la universalidad de la Iglesia, la necesidad de la íntima unidad de los cristianos y los errores de los donatistas. (s. IV)

4. En Cornualles, hoy Inglaterra, san Petroco de Gales, abad. (594)

5. En Servigliano, en el Piceno, hoy región de Las Marcas, Italia, san Gualterio, abad del monasterio de este lugar. (1250)

6. En la región también italiana de Cerdeña, santos Nicolás y Trano, eremitas. (s. XII)

7. En Sassari, también Cerdeña, beato Pacífico Ramati, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que predicó en defensa de los cristianos y murió en el Señor. (1482)

8. En Agnone, región italiana de los Abruzos, san Francisco Caracciolo, presbítero, fundador de la Orden de Clérigos Regulares Menores, que amó de modo admirable a Dios y al prójimo. (1608)

9. En Lecce, población de Apulia, de nuevo Italia, beato Felipe Smaldone, presbítero, que se dedicó a atender a los sordos y ciegos indigentes, y para instruirlos humana y cristianamente fundó el Instituto de Hermanas Salesianas de los Sagrados Corazones. (1923)

10. Cerca de la ciudad de Munich, región de Baviera, Alemania, beatos Antonio Zawistowski, presbítero, y Estanislao Starowieyski, mártires, que detenidos en el campo de concentración de Dachau en tiempo de guerra murieron por Cristo después de atroces torturas. (1942)


“Usamos mucho la palabra solidaridad, por otra parte muy valorada, pero tal vez no la ponemos suficientemente en práctica, superando los individualismos, las avideces, la especulación desenfrenada, colocando en el centro a las personas y buscando el bien de todos”. Así se expresa el arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, en la Carta Pastoral del Día de Corpus Christi, festividad que la Iglesia celebra el domingo 7 de junio, la misma fecha en la que Cáritas celebra su Día de Caridad. De este modo, la adoración al Santísimo se entrelaza con el trabajo en favor de los más desfavorecidos. En su carta, monseñor Barrio indica que “así descubriremos la llamada a abrirnos a los demás en una sociedad marcada por el egoísmo, las tensiones, los enfrentamientos, y la violencia, asumiendo el compromiso de ser solidarios con los pobres, los que sufren, los pequeños y los marginados”.

El arzobispo compostelano asegura en el texto que para esto, “la Eucaristía ilumina nuestro proceder en el servicio al bien común y en la contribución que los cristianos debemos hacer a la vida social y política, pidiéndonos una renovación real en nuestro comportamiento que ha de significarse por la honradez, la rectitud moral, la justicia y la solidaridad”.  “La acción caritativa y social”, afirma monseñor Barrio, “ocupa un lugar significativo en el proceso evangelizador”.

En el marco de la festividad del Corpus Christi, Cáritas invita a vivir esta jornada como una oportunidad para construir una nueva fraternidad universal basada en la defensa de la dignidad y los derechos de todas las personas. Y nos recuerda -se lee en el díptico divulgativo del Día de Caridad- que “absolutamente todos somos convocados por Dios a vivir la fraternidad, la mesa compartida, construyendo y rehabilitando la vida desde una nueva forma de relación con el otro, especialmente, con las personas que menos tienen, que más sufren”.  En el Día de Caridad, Cáritas hace un también un llamamiento a adoptar estilos de vida más sostenibles y fraternos, si no queremos vivir de espaldas a la realidad sangrante que representan los más de 5,4 millones de personas que no tienen trabajo en nuestro país, ni los 845 millones de personas con hambre crónica en el mundo, ni las miles de personas que tratan de buscar una vida más digna cruzando fronteras.


Carta Pastoral en el Día del Corpus Christi. Junio 2015.

 “Yo soy el pan de vida…” (Jn 6,35)

Queridos diocesanos:

El Día del Corpus Christi es celebración de la presencia real y verdadera de Cristo en la Eucaristía, que prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo. Es agradecimiento humilde y generoso ante esta presencia insospechada que “hace proezas con su brazo y dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos” (Lc 1, 51-53).

Celebrar, adorar, contemplar la Eucaristía

Se nos invita a celebrar, adorar y contemplar sosegada y devotamente la Eucaristía, “Cuerpo entregado por nosotros y Sangre derramada para el perdón de los pecados”. Así descubriremos la llamada a abrirnos a los demás en una sociedad marcada por el egoísmo, las tensiones, los enfrentamientos, y la violencia, asumiendo el compromiso de ser solidarios con los pobres, los que sufren, los pequeños y los marginados. Lo que acredita al cristiano es el reconocimiento de Cristo en el rostro de los hermanos, abriendo el corazón para salir al encuentro de cada pobreza. “No seríamos discípulos de Jesús, ni la Iglesia podría presentarse como su Iglesia, si no reconociéramos en el ejercicio y en el servicio de la caridad la norma suprema de nuestra vida”[1].

La Eucaristía es misterio de luz que ilumina los pasos de los creyentes hacia las profundidades de la vida divina para poder decir al Señor como los discípulos de Emaús: “Quédate con nosotros”. “Es comunión fraterna, cultivada por una espiritualidad de comunión que nos mueve a sentimientos recíprocos de apertura, afecto, comprensión y perdón”[2], siendo también “proyecto de solidaridad para toda la humanidad”[3]. Estamos llamados a construir una sociedad más equitativa y fraterna.  Para esto la Eucaristía ilumina nuestro proceder en el servicio al bien común y en la contribución que los cristianos debemos hacer a la vida social y política, pidiéndonos una renovación real en nuestro comportamiento que ha de significarse por la honradez, la rectitud moral, la justicia y la solidaridad. Sólo “el misterio de la Eucaristía nos capacita e impulsa a un trabajo audaz en las estructuras de este mundo para llevarles aquel tipo de relaciones nuevas, que tienen su fuente inagotable en el don de Dios”[4].

Somos menesterosos no sólo de pan sino de verdad, de justicia, de libertad, y de amor. Necesitamos los valores y las certezas de Cristo que garantizan la realización plena del hombre. El vacío que siente nuestro corazón, sólo Dios puede llenarlo. En la sociedad de hoy, en la que damos la impresión de andar distraídos en medio de tanto desconcierto, muchas personas buscan inconscientemente a Dios aunque tengan bienes materiales suficientes y estén alcanzando éxitos profesionales. Hay que recordar las palabras de Jesús: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4,4). Además del pan material necesitamos otro pan para vivir dando sentido a nuestra vida. Es un pan que viene del cielo (cf. Jn 6,41); un pan que es Cristo mismo, que se nos entrega: “Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás” (Jn 6,35).

 Día de la Caridad

“Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor… Este es mi mandamiento que os améis unos a otros como yo os he amado” (Jn 15,9.12). En Cristo encontramos la fuerza para cambiar nuestra vida y la sociedad. La Eucaristía, de hecho, es el “gran motor de la vida cristiana: es aliento para rehacer el tejido cristiano de la sociedad y para educar a la 'vida buena del Evangelio'; es punto de partida para la augurada nueva evangelización, capaz de llenar de contenidos evangélicos el estilo de los comportamientos, la cultura que nos rodea y toda la vida”. El milagro se realizará si sabemos compartir y ser solidarios, ofreciendo los panes y peces que llevamos cada uno de nosotros. Es posible que nos parezca poco lo que podemos ofrecer ante tantas necesidades espirituales y materiales, pero sin poner eso poco a disposición de los demás el milagro no se va a realizar. Usamos mucho la palabra solidaridad, por otra parte muy valorada, pero tal vez no la ponemos suficientemente en práctica, superando los individualismos, las avideces, la especulación desenfrenada, colocando en el centro a las personas y buscando el bien de todos.

La acción caritativa y social ocupa un lugar significativo en el proceso evangelizador. La caridad es en sí misma evangelizadora en sus diferentes dimensiones porque el amor es un lenguaje que nos habla de Dios, el testimonio personal suscita interrogantes, el compromiso transformador promueve el desarrollo integral, y el acompañamiento ofrece posibilidad de diálogo y primer anuncio.

Agradeciéndoos vuestra colaboración generosa para ayudar a los más necesitados, os saluda con todo afecto y bendice en el Señor.
 + Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela


                                  
Carta Pastoral no Día do Corpus Christi. Xuño 2015.

 “Eu son o pan da vida…” (Xn 6,35)

Queridos diocesanos:

 O Día do Corpus Christi é celebración da presenza real e verdadeira de Cristo na Eucaristía, que prometeu estar connosco ata o fin do mundo. É agradecemento humilde e xeneroso ante esta presenza insospeitada que “manifestou o poder do seu brazo, dispersou os soberbios de corazón. Derrubou os poderosos dos seus tronos e elevou os humildes, aos famentos encheunos de bens, e aos ricos despidiunos baleiros” (Lc 1, 51-53).

 Celebrar, adorar, considerar a Eucaristía

Invítasenos a celebrar, adorar e contemplar sosegadamente e devotamente a Eucaristía, “Corpo entregado por nós e Sangue derramado para o perdón dos pecados”. Así descubriremos a chamada a abrirnos aos demais nunha sociedade marcada polo egoísmo, as tensións, os enfrontamentos e a violencia, asumindo o compromiso de ser solidarios cos pobres, os que sofren, os pequenos e os marxinados. O que acredita o cristián é o recoñecemento de Cristo no rostro dos irmáns, abrindo o corazón para saír ao encontro de cada pobreza. “Non seriamos discípulos de Xesús, nin a Igrexa podería presentarse como a súa Igrexa, se non recoñecésemos no exercicio e no servizo da caridade a norma suprema da nosa vida”[5].

A Eucaristía é misterio de luz que ilumina os pasos dos crentes cara ás profundidades da vida divina para poder dicir ao Señor como os discípulos de Emaús: “Queda connosco”. “É comuñón fraterna, cultivada por unha espiritualidade de comuñón que nos move a sentimentos recíprocos de apertura, afecto, comprensión e perdón”[6] sendo tamén “proxecto de solidariedade para toda a humanidade”[7]. Estamos chamados a construír unha sociedade máis equitativa e fraterna. Para isto a Eucaristía ilumina noso proceder no servizo ao ben común e na contribución que os cristiáns debemos facer á vida social e política, pedíndonos unha renovación real no noso comportamento que ha de significarse pola honradez, a rectitude moral, a xustiza e a solidariedade. Só “o misterio da Eucaristía nos capacita e impulsa un traballo audaz nas estruturas deste mundo para levarlles aquel tipo de relacións novas, que teñen a súa fonte inesgotable no don de Deus”[8].

Somos menesterosos non só de pan senón de verdade, de xustiza, de liberdade e de amor. Necesitamos os valores e as certezas de Cristo que garanten a realización plena do home. O baleiro que sente o noso corazón, só Deus pode enchelo. Na sociedade de hoxe, na que damos a impresión de andar distraídos no medio de tanto desconcerto, moitas persoas buscan inconscientemente a Deus aínda que teñan bens materiais abondo e estean a alcanzar éxitos profesionais. Hai que recordar as palabras de Xesús: “Non soamente de pan vive o home, senón de toda palabra saída da boca de Deus” (Mt 4,4). Ademais do pan material necesitamos outro pan para vivir dando sentido á nosa vida. É un pan que vén do ceo (cf. Xn 6,41); un pan que é Cristo mesmo, que se nos entrega: “Eu son o pan da vida: quen vén onda min, non pasará fame e quen cre en min, endexamais non terá sede” (Xn 6,35).

Día da Caridade

“Coma me amou o Pai, así vos amei eu: permanecede no meu amor... Este é o meu mandamento: que vos amedes uns a outros coma eu vos amei” (Xn 15,9.12). En Cristo encontramos a forza para cambiar a nosa vida e a sociedade. A Eucaristía, de feito, é o “gran motor da vida cristiá: é alento para refacer o tecido cristián da sociedade e para educar á 'vida boa do Evanxeo'; é punto de partida para a augurada nova evanxelización, capaz de encher de contidos evanxélicos o estilo dos comportamentos, a cultura que nos rodea e toda a vida". O milagre realizarase se sabemos compartir e ser solidarios, ofrecendo os pans e peixes que levamos cada un de nós. É posible que nos pareza pouco o que podemos ofrecer ante tantas necesidades espirituais e materiais, pero sen poñer iso pouco a disposición dos demais o milagre non se vai realizar. Usamos moito a palabra solidariedade, por outra parte moi valorada, pero talvez non a poñemos suficientemente en práctica, superando os individualismos, as avideces, a especulación desenfreada, colocando no centro ás persoas e buscando o ben de todos.

A acción caritativa e social ocupa un lugar significativo no proceso evanxelizador. A caridade é en se mesma evanxelizadora nas súas diferentes dimensións porque o amor é unha linguaxe que nos fala de Deus, o testemuño persoal suscita interrogantes, o compromiso transformador promove o desenvolvemento integral, e o acompañamento ofrece posibilidade de diálogo e primeiro anuncio.

Agradecéndovos a vosa colaboración xenerosa para axudar aos máis necesitados, saúdavos con todo afecto e bendice no Señor.
+ Julián Barrio Barrio
Arcebispo de Santiago de Compostela 


[1] CEE, Orientaciones morales ante la situación actual de España. Instrucción pastoral, 23 de noviembre de 2006, 78.

[2] JUAN PABLO II, Mane nobiscum Domine, 21.

[3] Ibid., 27.

[4] Sacramentum Caritatis, 91.

[5] CEE. Orientacións morais ante a situación actual de España. Instrucción pastoral, 23 de novembro de 2006, 78.

[6] XOÁN PAULO II, Mane nobiscum Domine, 21.

[7] Ibid., 27.

[8] Sacramentum Caritatis, 91.


Sobre el Corpus Christi

Publicado por oscar valado El 0 comentarios


La fiesta de Corpus Christi se remonta al siglo XIII. Por aquel entonces, el Papa Urbano IV tenía la corte en Orvieto (ciudad situada al Norte de Roma). Muy cerca de esta localidad se encuentra Bolsena, donde en 1264 se produjo el famoso "Milagro de Bolsena": un sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagración fuera algo real. Al momento de partir la Sagrada Forma, vio salir de ella sangre de la que se fue empapando en seguida el corporal. La venerada reliquia fue llevada en procesión a Orvieto el 19 junio de 1264. Hoy se conservan los corporales en Orvieto, y también se puede ver la piedra del altar en Bolsena, manchada de sangre.

El Santo Padre movido por el prodigio, y a petición de varios obispos, hace que se extienda la fiesta del Corpus Christi a toda la Iglesia por medio de la bula "Transiturus" del 8 septiembre del mismo año, fijándola para el jueves después de la octava de Pentecostés y otorgando muchas indulgencias a todos los fieles que asistieran a la Santa Misa y al oficio. Luego, según algunos biógrafos, el Papa Urbano IV encargó los textos para la liturgia de ese día a San Buenaventura y a Santo Tomás de Aquino; cuando el Pontífice comenzó a leer en voz alta el oficio hecho por Santo Tomás, San Buenaventura fue rompiendo el suyo en pedazos.

Dicho esto, quisiera destacar uno de esos textos: la secuencia* de Corpus Christi, Lauda Sion. Es una secuencia larga, pero de extrema belleza. se trata de un verdadero tratado teológico (de la época, por supuesto) sobre la Eucaristía. No sólo habla de la debida adoración de la Eucaristía sino que utiliza una forma poética para explicar cuestiones muy relevantes: el fundamento histórico del sacramento (la última cena); la transubstanciación; la alusión directa a las especies que esconden el misterio como "accidentes", no como "sustancia"; la presencia concreta, completa y real de Cristo en las especies, así como en todas las partes de cada; los beneficios de la comunión, etc. Si alguien está interesado en leer con detenimiento el texto original o su traducción al español puede pinchar aquí.

Sin duda es un texto que no sólo merece la pena ser cantado, sino que debe ser meditado.


* Las "secuencias" son breves poemas de carácter litúrgico (pero no bíblico) que en la Edad Media venían siendo habituales –tanto en forma gregoriana, como en forma polifónica entrado el Renacimiento– estos eran insertos en la Liturgia de la Palabra, después del canto del Aleluya y antes de la proclamación del Evangelio. En el Concilio de Trento, como se había realizado un uso abusivo de este tipo de composiciones en la liturgia (existían cientos de secuencias) se limitó mucho su uso; y después de la reforma del Concilio Vaticano II se limitó a cinco grandes fiestas: Domingo de resurrección (Victimae paschali laudes)Pentecostés (Veni, Sancte Spiritus)Corpus Christi (Lauda, Sion)San Benito (Laeta dies) y la Virgen de los dolores (Stabat Mater).

Oscar Valado
Secretariado de Música Sacra
www.liturxia.com



Actos del día del Corpus Christi en la Catedral de Santiago

Publicado por Comunicación Pastoral de la Diócesis El 0 comentarios

 
Solemnidad del Corpus Christi 2015

Sábado 6 20:30h.
HORA SANTA
En el Altar Mayor de la Catedral, como preparación a la Solemnidad del Corpus Christi.

Domingo 7
De 10:30h. a 19:00h.

el SANTÍSIMO
Permanecerá expuesto en la Capilla del Santísimo

19:30h.
MISA PONTIFICAL
Presidida por el Excmo. Sr. Arzobispo

20:30h.
PROCESIÓN eucarística

Por las calles de la ciudad, al final BENDICIÓN SOLEMNE en la Plaza de Platerías

S.A.M.I. Catedral de Santiago de Compostela


CATEQUESE para o MATRIMONIO en Boiro

Publicado por Javier de Montse CCaná El 0 comentarios



       Benedicto XVI ha venido insistiendo repetidamente en la necesidad de una adecuada preparación al SACRAMENTO del MATRIMONIO, resaltando la importancia de este sacramento que une para siempre a un hombre y una mujer sobre quienes se constituye la familia.
      El Papa emérito explica que "el derecho a casarse conlleva el derecho a celebrar un matrimonio auténtico. No se negaría por tanto un matrimonio allí donde evidentemente no existieran impedimentos para su ejercicio, es decir, se cumplieran la capacidad, la voluntad de los cónyuges y la realidad natural del matrimonio". Un serio discernimiento en este aspecto, dice, evitará que "impulsos emotivos o razones superficiales induzcan a los dos jóvenes a asumir responsabilidades que después no sabrían desempeñar". Por ello, "matrimonio y familia son instituciones que deben ser promovidas y defendidas de cualquier tipo de equívoco sobre su verdad". 
        En cuanto a la preparación para el sacramento del matrimonio -descrita ya por S. Juan Pablo II en la exhortación apostólica Familiaris Consortio-, Benedicto XVI afirma que "el objetivo inmediato de tal preparación es el de promover la libre celebración de un verdadero matrimonio". 
       Comunidade Caná imparte la Catequesis de Preparación al Sacramento del Matrimonio el 13 y 14 de junio de 2015 en la Parroquia de Santa Eulalia de Boiro.


Martirologio Romano - día 3 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

Aniversario de ordenación presbiteral de los Rvdos. Sres. D. Dositeo Baliñas Fernández, párroco de Santa Eulalia de Ribadumia (1944), y D. Francisco José Martínez Castro, jubilado, (1951).
(D. Dositeo, fiel en el servicio a Cristo, que sigue completando en él la obra buena, se mantiene en activo para bien de esta Iglesia en Sínodo, a sus 95 años; D. Francisco le sigue de cerca con 94.)

Memoria de los santos Carlos Lwanga y doce compañeros (cuyos nombres son: Mbaya Tuzinde, Bruno Seronuma, Jacobo Buzabaliao, Kizito, Ambrosio Kibuka, Mgagga, Gyavira, Achilles Kiwanuka, Adolfo Ludigo Mkasa, Mukasa Kiriwanvu, Anatolius Kiriggwajjo y Lucas Banabakintu), todos ellos de edades comprendidas entre los catorce y los treinta años, pertenecientes a la corte de jóvenes nobles o al cuerpo de guardia del rey Mwanga, que como neófitos o seguidores de la fe católica, por no ceder a los deseos impuros del monarca murieron en la colina de Namugongo, Uganda, degollados o quemados vivos. (1886)

2. En Cartago, hoy Túnez, san Cecilio, presbítero, que convirtió a la fe en Cristo a san Cipriano. (s. III)

3. En Carcasona, en la Galia Narbonense, hoy Francia, san Hilario, considerado como primer obispo de esta ciudad, y en cuyo tiempo los godos difundieron la herejía arriana. (s. IV)

4. En Tours, en la Galia Lugdunense, de nuevo Francia, santa Clotilde, reina, cuyas oraciones indujeron a su esposo Clodoveo, rey de los francos, a abrazar la fe cristiana, y al enviudar se retiró a la basílica de san Martín, donde deseó no ser considerada como reina sino como sierva de Dios. (545)

5. En Meung-sur-Loire, territorio de Orleans, también en la Galia, san Lifardo, presbítero, que en dicho lugar llevó vida solitaria. (550)

6. En Anagni, en la región italiana de Campania, santa Oliva, virgen. (s. VI/VII)

7. En Glandaloch, Hibernia, hoy Irlanda, san Coemgeno (Kevin), abad, que fundó este monasterio, en el que vivieron muchos monjes, de los cuales fue padre y guía. (622)

8. En Clermont-Ferrand, Aquitania, hoy Francia, san Genesio, obispo de Clermont, que fue sepultado en la iglesia del monasterio Manglieu que él mismo había fundado con el hospicio anexo. (c. 650)

9. En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, san Isaac, mártir, que siendo monje en tiempo de la dominación musulmana, llevado por un impulso no humano sino divino salió del monasterio de Tábanos para presentarse ante el juez sarraceno y hablarle acerca de la verdadera religión, razón por la cual fue decapitado. (851)

10. En la ciudad de Lucca, región de la Toscana, hoy Italia, san Divino, armenio de nacimiento, que vendió todos sus bienes para ser peregrino por Cristo, visitando los Santos Lugares y los sepulcros de los Apóstoles, hasta que, habiendo enfermado, descansó en el Señor. (1051)

11. En la aldea de Altkirch, en la región de Basilea, actual Suiza, entre el pueblo de los helvecios, san Morando, monje, oriundo de Renania, que de presbítero peregrinó a Compostelaal regresar se hizo monje en Cluny, fundando después el monasterio donde terminó su intensa vida. (c. 1115)

12. En Spello, lugar de Umbría, Italia, beato Andrés Caccioli, que, primero presbítero, agregado a la Orden de los Hermanos Menores recibió el hábito de la Orden de manos de san Francisco, que le asistió en su lecho de muerte. (1254)

13. En el cenobio de Santa María de Cadossa, en Lucania, también hoy Italia, san Cono, monje, que mediante la práctica monástica y la inocencia de vida llegó en breve tiempo con la ayuda de Dios a la culminación de todas las virtudes. (s. XIII)

14. En York, Inglaterra, beato Francisco Ingleby, presbítero y mártir, alumno del Colegio de los Ingleses de Reims, que bajo la reina Isabel I por ejercer el sacerdocio en su patria fue condenado a muerte. (1580)

15. En Jerez, región española de Andalucía, san Juan Grande, religioso de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, insigne por su dedicación a los cautivos, abandonados y marginados, que cuidando de los apestados durante una epidemia falleció al haberse contagiado. (1600)

16. En el mar, frente al puerto de Rochefort, Francia, beato Carlos Renato Collas du Bignon, presbítero de la Compañía de Sacerdotes de San Sulpicio y mártir, rector del Seminario Menor de Bourges, que durante la Revolución Francesa por el hecho de ser sacerdote fue encarcelado en una nave prisión, donde murió a consecuencia de la enfermedad que allí contrajo. (1794)

17. En la ciudad de Au Thi, en Tonkín, hoy Vietnam, san Pedro Dong, mártir, padre de familia, que prefirió sufrir crueles torturas antes que pisar la Cruz, y logró que en su frente se escribiese "verdadera religión" en lugar de "falsa religión" como se pretendía, por lo cual pereció decapitado en tiempo del emperador Tu Duc. (1862)

18. En la localidad de Bellegra, en los alrededores de Roma, beato Diego (José) Oddi, religioso de la Orden de los Hermanos Menores, eximio por su vida de oración y su sencillez. (1919)

19. En Roma, san Juan XXIII, papa, cuya vida y actividad estuvieron llenas de una singular humanidad. Se esforzó en manifestar la caridad cristiana hacia todos y trabajó por la unión fraterna de los pueblos. Solícito por la eficacia pastoral de la Iglesia de Cristo en toda la tierra, convocó el Concilio Ecuménico Vaticano II. (1963)


Itinerario para NOVIOS

Publicado por Javier de Montse CCaná El 02 junio 2015 0 comentarios

       Empezamos una nueva experiencia, una aventura; pero no somos los primeros, esto se ha hecho y se hace en la Iglesia. Por eso... no nos lo podíamos perder en la Archidiócesis de Santiago de Compostela. 

¿Para qué?
  Para ayudar verdaderamente a las personas a responder adecuadamente a la grandeza de la vocación a la que son llamados. Para acompañar en el camino que va del enamoramiento al “Sí, quiero” y juntos poder encontrar pistas y certezas para el camino del amor humano.

¿Cómo?
  A través de sesiones cortas, con unos contenidos expuestos de forma práctica y dinámica, que invitan al diálogo de los novios para iniciar un proceso de reflexión que dé respuesta a dudas, miedos, inseguridades…

¿Por qué?
  Porque necesitamos aprender a amar y ésta es una tarea compleja que no se puede hacer sin referencias, sin amigos, sin la ayuda de otros que ya han hecho ese camino. Porque no somos islas y si nos aislamos nos empobrecemos y reducimos nuestra vocación.

¿Quién lo hará?
  Los novios seréis los protagonistas, acompañados por un sacerdote (Javi García) y un matrimonio (Montse y Javier, Comunidade Caná).


¿De qué hablaremos?
  Del hombre y la mujer creados por Dios; del amor; de la comunicación que nos lleva a la comunión;  de la sexualidad; del sentido de la vida; del proyecto de Dios para los novios… y de todo lo que vosotros planteéis. 

   Será un trabajo en equipo y tendremos por delante un curso para recorrer este camino. Empezamos el día 21 de junio, Domingo, de 5 a 7 de la tarde, en la Delegación de Pastoral Juvenil en Santiago de Compostela.
   
   Si el primer día no te puede acompañar tu novio/a, porque está estudiando, porque está en el extranjero o porque, sencillamente, no le apetece… tú no te lo pierdas; lo podrás convencer más tarde, cuando se lo cuentes. 



Martirologio Romano - día 2 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

San Marcelino, presbítero, y san Pedro, exorcista, mártires, acerca de los cuales el papa san Dámaso cuenta que durante la persecución bajo Diocleciano, condenados a muerte y conducidos al lugar del suplicio, fueron obligados a cavar su propia tumba y después degollados y enterrados ocultamente para que no quedase rastro suyo, pero más tarde una piadosa mujer llamada Lucila trasladó sus restos a Roma, en la vía Labicana, dándoles digna sepultura en el cementerio ad Duas Lauros. (c. 304)

2. En Lyon, en la Galia, hoy Francia, santos Potino, obispo, Blandina y cuarenta y seis compañeros, (*) mártires en tiempo del emperador Marco AurelioSu valeroso y reiterado combate está atestiguado en la carta que la Iglesia de Lyon envió a las Iglesias de Asia y Frigia. El obispo Potino, ya nonagenario, falleció al poco de ser encarcelado, y algunos otros también murieron en prisión, mientras que los restantes fueron expuestos como espectáculo en el anfiteatro ante miles de personas, donde los que eran ciudadanos romanos perecieron decapitados y los demás entregados a las fieras. Por último, Blandina, reservada para un combate más cruel y prolongado, después de haber estado alentando a sus compañeros les siguió a la gloria al ser también decapitada tras padecer prolongadas y crueles torturas. (177)

3. En Formia, región de Campania, hoy Italia, san Etrasmo, obispo y mártir. (c. 303)

4. En Roma, en la basílica de San Pedro, san Eugenio I, papasucesor de san Martín mártir. (657)

5. En el Bósforo, en la Propóntide, hoy Turquía, muerte de san Nicéforo, obispo de Constantinopla, que, tenaz defensor de las tradiciones, se opuso con decisión al emperador iconoclasta León el Armenio sosteniendo el culto de las sagradas imágenes. Expulsado de su sede, fue relegado largo tiempo en un monasterio, donde entregó su alma a Dios. (629)

6. En Acqui, lugar del Piamonte, Italia, san Guido, obispo. (1070)

7. En Trani, región de Apulia, también Italia, san Nicolás, peregrino, natural de Grecia, que recorría toda la región llevando un crucifijo en la mano y repitiendo incesantemente "Señor, ten piedad". (1094)

8. En Sandomierz, junto al río Vístula, Polonia, beato Sadoc, presbítero, y compañeros de la Orden de Predicadores, mártires que según la tradición fueron víctimas de los tártaros mientras cantaban la Salve Regina, saludando al final de su existencia a la Madre de la Vida. (1260)

9. En la ciudad de Au Thi, en Tonkín, hoy Vietnam, santo Domingo Ninh, mártir, joven agricultor, que por no querer pisotear la Cruz fue decapitado en tiempo del emperador Tu Duc. (1862)
________________
(*) Los nombres de los cuarenta y seis: Zacarías, presbítero, Vecio Epagato, Macario, Asclibíades, Silvio, Primo, Ulpio, Vital, Comino, Octubre, Filomeno, Gemino, Julia, Albina, Grata, Emilia, Potamia, Pompeya, Rodana, Biblis, Quarcia, Materna, Helpis; Santo, diácono; Maturo, neófito; Atalo de Pérgamo, Alexander de Frigia, Pontico, Justo, Aristeo, Cornelio, Zósimo, Tito, Julio, Zotico, Apolonio, Geminiano, otra Julia, Ausona, otra Emilia, Jamnica, otra Pompeya, Domna, Justa, Trófima y Antonia.


VIII Encuentro del voluntariado gallego de Cáritas

Publicado por Comunicación Pastoral de la Diócesis El 01 junio 2015 0 comentarios

El secretario general de Cáritas Española, Sebastián  Mora Rosado, durante su intervención en el VIII Encuentro del Voluntariado Gallego de Cáritas, organizado por Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, recordó que nos encontramos en un momento de cambio. En su exposición “Presencia de Cáritas: Acción, sentido y espiritualidad. Cambio profundo y espacios solidarios”, profundizó en “el modelo que dejamos y el que empezamos a vivir”. En la jornada  participaron más de medio millar de representantes de las cinco diócesis gallegas  que se dieron cita en el centro Europeo de Peregrinaciones “Juan Pablo II”, de Santiago de Compostela.

En nombre del arzobispo de Santiago, que por motivos de agenda no pudo estar presente en el encuentro, dio la bienvenida a los participantes Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela. Se encargó de la oración, en la que señaló que la reunión tenía como finalidad compartir y analizar “las líneas de trabajo que nos queremos marcar viendo la realidad social y preguntarnos lo que el Espíritu nos pide aquí y ahora en el servicio  a los más necesitados”.

Cultura del encuentro y derechos humanos

Presentó al ponente José Anuncio Mouriño Rañó, director de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, quien se refirió a la labor comprometida con los más necesitados de Sebastián Mora Rosado, secretario general de Cáritas Española. Mora Rosado insistió en que debemos actuar saliendo al encuentro de los más empobrecidos, acompañar a estas personas en un proceso de dignificación y defender los derechos humanos. Aspectos que se contemplaron en los cuatro apartados en los que dividió su conferencia, en la que  se refirió  a la acción, el sentido y la espiritualidad en Cáritas.

Insistió en que debemos salir a las periferias, como nos recordó el Papa Francisco, para llevar a cabo una misión  evangelizadora de lo social y desde lo social. Mencionó que se debe intensificar la cultura del encuentro con los más empobrecidos, el acompañamiento de las personas en sus procesos  de dignificación y la defensa los derechos humanos de los excluidos. Un proceso, dijo, desde el que se debe potenciar una sociedad con valores sólidos: “Tenemos una misión desde dentro y fuera de la institución. El dinamismo de la caridad es único, dinámico y que salva”. Subrayó que “no vamos a ser Cáritas si no tenemos capacidad no sólo de ver, sino de sentir el dolor del mundo”.

Para Mora es fundamental conseguir una sociedad con valores sólidos, para lo que se debe reconstruir el capital social y cultural. “Necesitamos trabajar en una Cáritas nueva –señaló- para los tiempos nuevos que nos ha tocado vivir. No podemos seguir trabajando como hace cincuenta años: tenemos que salir a desarrollar un trabajo misionero con las personas más cercanas de nuestro entorno”. En sus últimas palabras volvió a insistir en que el trabajo en Cáritas debe potenciar la cultura del encuentro con los más empobrecidos de la sociedad, “para conocerlos, acompañarlos y ayudarles en sus vidas”. Todo ello a través de una Cáritas enraizada en la  espiritualidad cristiana que sea compasiva y encarnada, contemplativa e interior, y disidente y expresiva.

Cultura del ser y del tener
Presidió la Eucaristía Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Santiago, en la que concelebraron delegados episcopales diocesanos y consiliarios de la institución.

De la monición de entrada se encargó José Vicente Iglesias Martelo, director de Cáritas Interparroquial de A Coruña, señalando que todos nos sentimos comunidad, y nos sentimos comunidad “no porque nos juntemos para tener una jornada, ni porque estemos en Cáritas, ni siquiera  porque tengamos  algún proyecto en común: somos comunidad  porque uno sólo es nuestro Padre, el celestial, y uno sólo es  nuestro Maestro, Cristo”.

En su homilía Jesús García Vázquez recordó que desde Cáritas  “queremos ser capaces de crear, construir comunidades, espacios comunitarios, solidarios y proféticos, que hagan realidad otro mundo posible, otra forma de vivir  donde los valores de la generosidad, la solidaridad, la justicia y la gratuidad sean una realidad”. El celebrante habló de que son muchas las cosas que oscurecen la esperanza de multitud de personas: paro, pobreza, pérdida de derechos, exclusión o desamparo. “También son muchas las personas -dijo- que están comprometidas por el bien del prójimo. Gracias a ellas, otro mundo nuevo se está abriendo paso. Ellos son signo de esperanza”.

García Vázquez insistió en que la sociedad necesita un cambio profundo, “donde la ética prevalezca  sobre la técnica; donde la cultura del ser vaya por delante de la cultura del tener; donde compartir no quede ahogado por el acaparar; donde las personas tengan dignidad, no precio; donde la solidaridad predomine sobre los egoísmos individuales o de grupo; donde la paz estable sea fruto de la justicia. Sin justicia no puede haber paz”.

Papel del voluntario

En las distintas intervenciones de los asistentes que participaron en el coloquio se habló del papel del voluntario. El compromiso es claro: para que Cáritas pueda llevar a cabo su misión necesita organizarse y contar con personas voluntarias, con las que hacerse presente junto a las personas que viven la injusticia de la pobreza. Se insistió en que el voluntariado es comprometido, activo, capaz de dar respuestas, coherente con la misión que se le encomienda, y que pueda plasmar, a través de su participación, unos valores como la solidaridad, la gratuidad, la igualdad. Un campo en el que las denuncias de las injusticias sociales ocupan un lugar prioritario, así como la sensibilización y formación de la sociedad.

Tras la comida de confraternidad, que se sirvió en el mismo lugar y en base a productos gallegos, los  asistentes se trasladaron a la Ciudad de la Cultura donde realizaron una visita guiada por las distintas exposiciones centrándose fundamentalmente en la actual “Camiño, a Orixe”.


Martirologio Romano - día 1 de junio

Publicado por José Manuel El 0 comentarios

Aniversario de ordenación presbiteral del Rvdo. Sr. D. Dositeo Dabouza Fernández, capellán emérito del centro penitenciario de Curtis-Teixeiro. (1965)

Memoria de san Justino, mártir, que como filósofo que era siguió íntegramente la auténtica sabiduría conocida en la verdad de Cristo y la confirmó con sus costumbres, enseñando lo que afirmaba y defendiéndola con sus escritos. Al presentar en Roma al emperador Marco Aurelio su Apología en favor de la religión cristiana, fue conducido al prefecto Rústico, ante quien se declaró cristiano, siendo condenado a la pena capital. (c. 165)

2. También en Roma, santos Caritón y Cariti, Evelpisto y Jeracio, Peón y Liberiano, mártires, que fueron discípulos de san Justino y junto con él recibieron la corona eterna. (c. 165)

3. En Alejandría de Egipto, santos mártires Amón, Zenón, Ptolomeo e Ingenuo, soldados, y el anciano Teófilo, los cuales, estando presentes en un proceso, al darse cuenta de que uno de los cristianos que era martirizado flaqueaba y se inclinaba a apostatar, con el rostro, la mirada y los gestos intentaron animarle, y al ser objeto de recriminaciones por parte del populacho se adelantaron confesándose cristianos, y así es cómo por medio de su victoria Cristo, que les infundió constancia, triunfó en ellos gloriosamente. (249)

4. En Licópoli, también en Egipto, santos mártires Isquirión, oficial del ejército, y otros cinco soldados, que, por orden del prefecto Arrio, y en tiempo del emperador Decio, por su fe en Cristo fueron muertos con variadas formas de martirio. (c. 250)

5. En Bolonia, ciudad de la Emilia-Romagna, actual Italia, san Próculo, mártir, que por su fe cristiana fue crucificado. (c. 300)

6. Cerca de Montefalco, en la región de Umbría, de nuevo Italia, san Fortunato, presbítero, de quien se dice que, siendo pobre, con su trabajo constante ayudó a los desvalidos, y que entregó su vida en favor de los hermanos. (s. IV/V)

7. En la isla de Lérins, en Provenza, hoy región de Francia, san Caprasio, ermitaño, que junto con san Honorato se retiró a aquel lugar y dio comienzo a la vida monástica. (430)

8. En Clermont-Ferrand, en Aquitania, de nuevo Francia, san Floro, que dio nombre al monasterio que se edificó sobre su tumba, así como a la ciudad y a la sede episcopal. (s. inc.)

9. En Bretaña Menor, también Francia, san Ronón, obispo, que habiendo llegado por mar desde Hibernia llevó vida eremítica en los bosques del lugar. (c. s. VIII)

10. En la región de Lichester, Inglaterra, san Vistano, mártir, perteneciente a la estirpe real de Mercia, que por oponerse al matrimonio incestuoso de su madre fue asesinado por la espada del tirano. (849)

11. En Tréveris, ciudad de Renania, en Lotaringia, hoy Alemania, san Simeón, nacido de padre griego en Siracusa, que después de haber llevado vida eremítica en Belén y en el Sinaí murió finalmente recluido en la torre de la Puerta Negra de esta ciudad. (1035)

12. En el monasterio de Oñaterritorio de Burgosregión de Castilla, en Hispania, san Iñigo (o Enecón), abad, varón de paz, cuya muerte fue llorada también por judíos y musulmanes. (c. 1060)

13. En la ciudad de Alba, en el Piamonte, Italia, beato Teobaldo, que por amor a la pobreza dio todo su dinero para socorrer a una viuda y por espíritu de humildad trabajó como mozo de cuerda, para llevar sobre sí las cargas de los demás. (1150)

14. En Urbino, región del Piceno, hoy Las Marcas, Italia, beato Juan Pelingotto, de la Tercera Orden Regular de San Francisco, que primero, siendo comerciante, procuraba favorecer más a los otros que a sí mismo, y luego, habiéndose recluido en una celda, solamente salía para atender a pobres y enfermos. (1304)

15. En Londres, Inglaterra, beato Juan Storey, mártir, que, experto en derecho, fue fidelísimo al Romano Pontífice. Tras haber padecido la cárcel y el exilio, por su fe católica fue condenado a muerte y ahorcado en Tyburn, alcanzando así los gozos eternos. (1571)

16. En Omura, Japón, beatos mártires Alfonso Navarrete, de la Orden de Predicadores, Fernando de San José de Ayala, de la Orden de Ermitaños de San Agustín, y León Tanaka, religioso de la Orden de la Compañía de Jesús, que por decisión del comandante supremo Hidetada fueron decapitados a causa de su fe cristiana. (1617)

17. En una nave-prisión anclada frente al puerto de Rochefort, Francia, beato Juan Bautista Vernoy de Montjournal, presbítero y mártir, canónigo de Moulins, que durante la Revolución Francesa fue encarcelado por el hecho de ser sacerdote y murió a consecuencia de la enfermedad que contrajo en prisión. (1794)

18. En la ciudad de Hung Yen, en Tonkín, hoy Vietnam, san José Tuc, mártir, joven campesino que se negó a pisotear la Cruz, por lo que fue encarcelado y martirizado varias veces hasta ser decapitado en tiempo del emperador Tu Duc. (1862)

19. En Piacenza, Italia, beato Juan Bautista Scalabrini, obispo, que trabajó incansable por el bien de su Iglesia y mostró un especial interés por los sacerdotes, los agricultores y los obreros, llevando particularmente en su corazón a los que emigraban a los países de América, para los cuales fundó dos Pías Sociedades del Sagrado Corazón. (1905)

20. En Messina, ciudad de Sicilia, también Italia, beato Aníbal María Di Francia, presbítero, que fundó la Congregación de Padres Rogacionistas del Corazón de Jesús y la de Hijas del Divino Celo, para rogar al Señor santos sacerdotes para su Iglesia y cuidar a huérfanos sin recursos. (1927)